Historia

Home / Historia

Empresa Familiar crece con Bolivia

CERABOL es el resultado de una gran idea combinada con años de esfuerzo y una clara visión de futuro. Corría el año 1970 cuando Andrea Bruno Morino, un italiano radicado en Bolivia, decidió apostar por una industria que apenas empezaba a tomar forma. Hoy, Andrea es recordado como el precursor de la cerámica mecanizada en nuestro país.

De hecho, CERABOL fue la primera en producir baldosas prensadas para piso y pared. En aquel momento, la empresa contaba con dos líneas de producción: el piso rojo natural y la línea de productos esmaltados en piezas de 15 x 15 cm.

Inicialmente los hornos eran de fabricación local y las quemas se realizaban a leña. Luego se adquirieron quemadores a diesel y se contaba además con dos prensas manuales. La producción de cerámica roja natural era de 12.000 m² al mes y la de cerámica esmaltada era de 10.000 m².

En la década de los ’80 CERABOL incorporó a su planta un horno túnel con capacidad productiva de 45.000 m² por mes de piso rojo natural, adoptando el sistema de quema a gas natural. Se implementaron además prensas hidráulicas de 500 y 550 toneladas junto con un moderno sistema de secado.

Pero el camino de CERABOL no estuvo libre de pruebas y desafíos. Entre 1985 y 1998 el contrabando ilegal de pisos esmaltados desde el extranjero representó una nociva competencia desleal. La empresa decidió entonces paralizar su línea de esmaltado y dedicarse exclusivamente a la fabricación del piso rojo natural, optimizando los procesos y la calidad de este producto. Como resultado, este piso que esta fuera de línea es recordado hasta el día de hoy por su altísima calidad, resistencia y durabilidad.

Durante los años siguientes, el mercado se fue formalizando y la demanda entró en un importante proceso de crecimiento. Además, gracias a la seriedad y posicionamiento que había logrado la marca, los clientes exigían constantemente la oferta de pisos esmaltados. Frente a esta realidad, CERABOL se vio impulsada a asumir un nuevo desafío.

En 1998 la compañía instaló una nueva y moderna línea de producción con tecnología italiana de punta para la fabricación de cerámicas esmaltadas en el formato 30 x 30 cm, con una capacidad de fabricar 100.000 m² por mes.

Gracias a su calidad, CERABOL traspasó las fronteras del país y en el año 2002 inició la exportación a mercados extranjeros como Estados Unidos, Perú y Uruguay.

En el 2010 CERABOL celebró sus 40 años de vida, asumiendo el mayor desafío de su historia: poner en marcha su segunda planta industrial, la cual lleva el nombre de CERAMICA RAFAELA, una unidad moderna y eficiente la cual fue inaugurada en abril de 2011 permitiendo duplicar la capacidad productiva y aumentar la variedad de tamaños, diseños, tonos y estilos para acompañar las últimas tendencias del mercado.

En el año 2013 los avances tecnológicos sorprenden al mundo una vez más lanzando la impresión digital en cerámica. Como no podía ser de otra manera CERABOL adquiere la impresora COLORA HD capaz de imprimir cualquier imagen en alta definición. El mismo año CERABOL lanza al mercado su línea de productos en high definition bajo el slogan “realidad que soñaste” ofreciendo al cliente la posibilidad de personalizar cualquier ambiente gracias a CERABOL HD.

A finales del año 2014, con un portafolio de productos totalmente introducido en el mercado, y un crecimiento de la construcción de un 9%, CERABOL decide tomar otro gran paso: Instalar su segunda línea de producción en la planta Rafaela. Fue así que al cumplir 45 años de vida empresarial comienzan las construcciones civiles para albergar una moderna y tecnológica planta industrial. La misma fue inaugurada en septiembre de 2016, esta planta cuenta con la decoradora COLORA HD 708, impresora de última generación, además la clasificadora EKOSORT con su innovador sistema de ventosas permite un mejor manejo de las piezas pues evita el golpe durante el movimiento de las mismas y asegura una selección por tamaños exacta.

En 2015 sale de línea un producto que en su momento fue “estrella”: el rojo natural 15×15 cm. Después de un análisis del ciclo de vida del producto el mismo ya no tenía la demanda deseada y se decidió descontinuarlo. Sin embargo se comenzó a comercializar el rojo natural en el tamaño 43×43 cm.

Gracias a la buena conformidad del producto 43×43 cm y 30×43 cm, en el año 2015 – conmemorando los 45 años de vida empresarial – se decide comenzar las obras civiles para una nueva línea de producción. Esta nueva línea inaugurada en junio del año 2016 con tecnología italiana de punta, cuenta con la impresora DHD 708, de Intesa, única en Bolivia, al combinar 8 colores puede dar vida a un innovador portafolio de productos cerámicos, consiguiendo además un acabado impecable pues permite mayores posibilidades en color y definición. Además se implantó un novedoso sistema de clasificación por ventosas que favorecen un producto de mayor calidad y un sistema totalmente automatizado de empaque. Esta nueva línea produce los formatos 43×43 cm, 20×60 cm y 60×60 cm.

A comienzos del año 2017 se comienza la producción del rojo natural 43×43 cm. el cual ha tenido muy buena aceptación y hoy por hoy es un producto estrella.

En septiembre de 2017 se lanza una línea de revestimientos en 20×60 cm, con una variedad de colores monocromáticos y piezas especiales con texturas y geometrías respondiendo a las tendencias cuanto a arquitectura y decoración.